ESP | VAL | ENG

Creer en la Marina Alta

Trabajar por la Marina Alta es hacerlo por cada uno de sus pueblos. Parece una obviedad, pero no lo será tanto cuando después de miles de declaraciones, demostraciones públicas de buena voluntad, reuniones, fotos, sonrisas, logotipos y manifiestos, todavía no hemos conseguido que estas manifestaciones dispersas y generalmente limitadas se conviertan en acciones. Hablo de acciones reales, planificadas y de largo recorrido. Hablo de una auténtica energía de cambio.

Como alcalde de Xàbia y candidato del PSPV-PSOE yo creo en nuestra comarca. Y creo en ella porque estoy convencido de que el futuro de nuestros pueblos, individualmente, está estrechamente ligado al del colectivo.

Querer ser más Marina Alta no significa oponerse a otras organizaciones territoriales ciertamente útiles, sino reafirmar nuestra personalidad conjunta para crecer.

Pensar que los municipios de la comarca competimos entre nosotros es un anacronismo interesado y peligroso. El turismo por ejemplo, no nos lo disputamos las diferentes localidades de la Marina Alta, sino que juntos somos – hemos de ser – una unidad de oferta más competitiva que salga a jugársela con garantías frente al resto de destinos mediterráneos. También que hemos de abandonar la ficción ingenua del turista inmóvil y fomentar que aquellos que nos visitan se desplacen por todo el territorio y lo disfruten. Lo tenemos todo para que eso sea posible: clima, paisajes diversos, tramas urbanas atractivas, cultura, gastronomía, fiestas, deportes, servicios, comercio, arte, memoria… no lo desperdiciemos en pequeñas guerras privadas sin vencedores.

En cuanto a las infraestructuras, creer en la Marina Alta significa abandonar los tiempos de la locura en los que se duplicaban instalaciones costosísimas sin que nadie se planteara si eran o no necesarias. ¿Que tu pueblo tiene un (ponga aquí el lector lo que quiera)? Pues el mío también…¡y más grande! Pensar en clave comarcal pasa por compartir infraestructuras y gastos para maximizar las ganancias. Eso es más respetuoso con el territorio y, sobre todo, con el contribuyente. Eso hace comarca de manera efectiva.

Otra cuestión básica es el agua. Empezamos a sufrir los efectos de una sequía prolongada; muchos pueblos pueden empezar a sufrir graves problemas de suministro y el no disponer de una política común en la comarca nos hace más débiles. Poner encima de la mesa los recursos hídricos es fundamental; solo desde la colaboración, la solidaridad y la justicia nos podremos asegurar un bien tan escaso.

De la misma manera, nos debe empujar a luchar por reforzar nuestra conciencia identitaria común el hecho de que, ante un eventual juego de intereses Alicante/Valencia/Madrid, somos nosotros quienes mejor sabemos qué necesitamos y qué no. Por ejemplo: alguien es capaz de explicar por qué la Marina Alta está incomunicada por tren hacia el norte. Sencillamente porque la comarca no cuenta. Y somos un territorio suficientemente grande e importante como para que se nos tenga en cuenta. Y por seguir preguntando: ¿hay algún medio de transporte público que conecte la Vall de Gallinera con la costa? O ¿por qué cada vez que salimos de la comarca hemos de pagar peaje? 

Alguna vez he dicho que estamos igual de lejos de Valencia que de Alicante, cuando deberíamos estar igual de cerca. Ganaremos antes esa proximidad, ese peso, como conjunto que como actores aislados. Los ayuntamientos han de ser sensibles a esta realidad y pensar en red. Si no nos ayudamos nosotros que tenemos tanto en común, mal está esperar que lo haga desde un despacho alguien para quien solo somos una mancha en el mapa, un palmo anónimo de su tablero de ambiciones.

Por eso quiero decir que sí, que yo creo en la Marina Alta.

PlanolMarinaAlta-756x560

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someonePin on PinterestShare on Tumblr